martes, 30 de septiembre de 2008

Skinner y Paloma: cuando el amor de transferencia lo puede todo

Por Conchita Cardeñoso
Son muchas las historias de amor que pululan en los “anales” de psicología. Tenemos a Freud y a Dora, histeriqueándose entre interpretación y tos. También está Pavlov y su perro, babeando de amor. Tampoco podemos olvidar la no tan conocida historia entre Bucay y Slapak, en sus años mozos… pero una de las más bellas historias románticas es la que se desarrolló a partir del amor entre Skinner y una Paloma, “Paloma Durango”.
Burrhus Frederic Skinner nace en 1904 en un pequeño pueblo al sur de Dakota del Norte; desde pequeño le interesaba la biología silvestre y los pequeños animales. Se pasaba horas observando el crecimiento de las plantas y palpando las vulvas de las vacas.
Paloma Durango, por su parte, nació en 1938 en un criadero industrial ubicado en Peachonland, Wyoming, para ser utilizada en relleno de colchonetas de plumas y en MC Nuggets. Ya cuando pichón desplumado, alargaba su pico para picar el maíz o los garbanzos más suculentos. Siempre aspiró a mucho; soñaba con la fama del mundo científico. Sus anhelos finalmente se concretarían en las manos de uno de los más grandes psicólogos conductistas de todos los tiempos…
En un principio, una más entre las cientos de palomas utilizadas en las investigaciones, Paloma no tardó mucho en captar el interés de Skinner. Lo que fue una mera curiosidad científica, pasó a ser cariño, para finalmente convertirse en una desquiciada fascinación. En el transcurso de tan solo 2 meses, Skinner realizó con Paloma más de mil doscientos experimentos. Él la explotaba hasta el límite de su cordura, ella lo seducía hasta el punto más humano de su corazón.
La relación investigador – objeto de investigación llegó demasiado lejos. Cada vez se les veía más tiempo juntos fuera del laboratorio. Incluso pasaron unas vacaciones en Montecarlo. Paloma y Skinner habían iniciado una relación romántica vertiginosa, incomprendida, que culminaría en el escándalo. Y no pasó mucho hasta que éste estallara como un gran volcán orgásmico. En la revista Psychology Today, aparecieron publicadas unas controvertidas fotos íntimas, en las que figuraba Skinner recibiendo sexo oral de Paloma.
La ciudadanía estaba indignada. La escuela conductista convocó a una reunión de emergencia. Skinner se refugió en su laboratorio, rodeado por una horda de ávidos paparazzis. Fue en ese momento crítico, cercado por los medios, presionado por la asociación conductista mundial, con su reputación destruida, cuando Skinner decidió que la relación con Paloma debía llegar a su fin: la donó a la sociedad colombófila de Alabama. Desde entonces, Skinner comenzó a empeorar en su relación con el ambiente: sus respuestas no eran ya las mismas ante los mismos estímulos. Eso lo llevó a su último gran concepto, el de “estar cagado por las palomas”, que aunque no movió una pluma en la comunidad científica, levantó vuelo en el argot social de la época. En cuanto a Paloma, murió de angustia ante la falta de estímulos eléctricos y carencia de galletitas-recompensa. Y dicen que sus plumas dan cuerpo al plumero que usa un nieto de Freud para limpiar su automóvil…

7 comentarios:

martoch dijo...

No se olviden de Watson y la rata Rita !!!

Anónimo dijo...

Ayer me cagó una paloma... ¿Será amor?

Leti dijo...

buenisimooooo me mori d risa

Paula_Yates dijo...

jajajajaj q bueno!!! como conductista entiendo a skinner... yo me enamoré de una de mis ratas... que en realidad son todos machos así controlamos los cambios conductuales que se dan por el ciclo de estro. El objeto de mi afecto se llamaba Apestosín. Le pusimos ese nombre x q tenía una especie de alergia que parecía sarna. Cuando se lo descartó del experimento por esto, surgió el amor... que duró hasta que el zoo se lo llevó para hacerlo alimento de reptiles. T_T

Saludos

Lic. Conchita Cardeñoso dijo...

Ay Paulí! que lindo lo que decís...
y sí, es tan penoso cuando el amor se termina abruptamente por el asesinato de una de las partes :(
Te super entiendo, a mi me pasó.
Si me querés contar tu experiencia tengo el corazón abierto y el consultorio en Palermo. $80.- la sesión.
besitos!

Lic. Conchita Cardeñoso

Clawd dijo...

tu blog es buenísimo!!! jajajaj, llegué de casualidad buscando fotos de la Klein y me kedé leyendo. Sos muy creativo. Lástima ke parece ke hace rato no escribís. Bueno, mis respetos y felicitaciones. Un gustazo!

C.

Anónimo dijo...

Jajajajaje me rei demasiado jaja.. con la foto y el articulo jaja..no paro de reir, no soy de Argentina pero disfrute mucho leyendo el blog.. saludos!